Periodismo

periodismo_pre

El encierro en las cárceles no sólo es físico. Los barrotes, los muros y las catreras se hacen carne e incorporan todo lo que se mueve bajo su halo de quietud.
Sin embargo, la vida se arranca y despedaza los chalecos de fuerza, diría el poeta Oliverio Girondo, y regurgitan, agazapados, el deseo y la imaginación.
Con esa pista, se abrió camino el taller de periodismo en el Pabellón 9 de la Unidad Penitenciaria Nº 2 de Devoto. La posta la batieron los presos.
Entre temerosos y temerarios, ingresamos al penal como Ariana se adentró en el laberinto que confinaba a la poesía del Minotauro. Con sólo una cuerda hecha de precarias herramientas para el ejercicio de
la prensa gráfica, apostamos a las grietas en las paredes y el cabeza de toro se tentó.
En la medida en que los participantes salían en libertad y aseveraban que el taller traía más suerte que el programa de Mirtha Legrand, Teseo desenvainó la espada. Las palabras actúan y los hechos hablan en voz alta.
Lo que sigue es una selección de sus entrevistas,artículos de análisis y notas de opinión. Quizá, no sean sino el número cero de una publicación que dará qué hablar.
Para algunos es sólo un juego, y quizá allí mismo resida su potencia: como pibes que entonan loas en un laberinto que constriñe por errores pretéritos, escapan a la angustia de las horas. “Que, así, el hombre no olvide lo que de niño prometió”, escribió el alemán Friedrich Hölderlin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: