Proyecto Abrir Puertas en Imágenes

16 01 2010

 Talleres en Unidad Penal 27

(Para ver la presentación del proyecto, click en la imagen)





Revista 2009

16 01 2010

Producción de los Talleres en la Unidad Penal 27





Reencuentro

1 12 2009

No hablo de encuentro sino de reencuentro total al 100%. Un reencuentro con la naturaleza, conmigo misma, pero sobre todo con el creador del universo. Ese arquitecto que construye con sus manos las maravillas del mundo que disfrutamos cada mañana y cada atardecer o cada anochecer. Ese padre celestial que nunca nos abandona ni siquiera un instante de Vida.

Ese que aún en este sitio donde me encuentro me llena de optimismo y de esperanza en cada amanecer. El que me hace soñar, reír, cantar y saber que estoy viva para disfrutar sus obras. El que me ha amado y acompañado ayer, hoy y siempre. Viva el rey de mi encuentro nuevamente o diría en este momento, de mi reencuentro en cada latido de mi ser hoy.

Irma Saldaña

 





El tren de la Vida

1 12 2009

Una estación común esperando sobre sus viejos rieles y ausentes que aparezca alguien que quisiera viajar al vaivén de su tren que vaya al Sur o hacia el Norte. O al cabo; no se puede decir con precisión hacia dónde ha de conducir a ese supuesto fantasma viajero que quisiera abandonarse o deleitarse con el ir y venir sobre sus rieles. Ya que también se preguntaría dicho viajero hacia dónde he de viajar esta vez con este pesado equipaje de mi vida. Si ahora estoy aquí y mañana no sabría decir adónde estaré. Ya que ahora late mi corazón. Respiro nuevamente y sonrío o lloro y el mañana es incierto y no sé a dónde estaré. Pues el ayer es como el humo que veo y huelo en el tren que viajo de mi vida ahora, y el mañana no existe para mí.

 

Irama Saldaña S





Incomprensible

1 12 2009

Holy, ¿Qué tal? En primer lugar quiero expresar que la mano que escribe estas líneas pertenece a Sabrina. Sabrina hoy por hoy se encuentra privada de su libertad debido al pecado de robar.

Quisiera contarles un fugaz encuentro con un hombre que ni recuerdo su aspecto ni nombre, pero sé que fue muy amable conmigo, hasta incluso en pocos minutos de conocernos ya habíamos hecho planes y él me agradaba mucho. De una conversación a otra, él preguntó qué tenía en mi bolso, sorprendida contesté lo que me pareció de más valor y fue un libro, pero él no se quedó conforme, preguntó el nombre de ese libro, y mi respuesta fue, El Alquimista. Él sonrió con encanto y sorpresa porque agregó que, para él, no había sido una coincidencia, porque ese libro él ya lo había leído dieciséis veces, así que, me saludó con la mayor alegría y luego se despidió diciendo: “Amiga, sigue tu camino”. Qué Dios te bendiga, querido desconocido.

La Prit

San Cristóbal





Loca manía

30 11 2009

Dejar la manía de girar el reloj hacia atrás nunca fue mi intención, pareciera que inconscientemente siempre para mí, que suceda era mi mejor solución; a lo largo de mi vida he llegado tarde a muchos sucesos de los cuales algunos tuvieron grandes consecuencias. Pero “reloj”, “tiempo”, dos palabras tan imprescindibles, insuprimibles, marcadoras, bello es el tiempo, tirano el reloj. El tiempo corre suave o corre volando, en cambio el reloj corre inalcanzable o corre insufrible. Para mí no hay reloj, sólo espacio, pero ¿qué hay del tiempo?, de eso no se habla quizá porque haya acumulados recuerdos o quizá por no alcanzar a imaginar lo que el tiempo traerá, pero en fin lo que marca no es el reloj, es el tiempo. Él deja huellas. Él es el único que transcurre y espera.

 

La Priti

San Cristóbal





Tres sensaciones que se desprenden de la música

29 11 2009

En este momento estoy en un concierto, deleitándome con esta orquesta sinfónica, bajo una gran iluminación llena de armonía que percibo desde lo alto de un balcón: rodeada de elegante gente distinguida. La cual siento que así como yo, disfruta de esta armonía instrumental. Lo que para mí es un arte. Me siento transportada en una persona fina y sofisticada, aún desconociendo lo que es una orquesta.

Visualizo a una chico de edad mediana con su guitarra al atardecer. Acompañando su melodía rodeado de un sin fin de árboles casi desiertos sin hojas. Es otoño, sentado meditando en su melodía cercado de copas de árboles. Invitando a cualquiera en ese momento a ver la vida sin fijarse en el tiempo ni en el momento. Simplemente cantándole a la vida pacíficamente con una sonrisa en los labios.

Veo una mujer elegante vestida de cola envuelta de seda de color negro, con una expresión en su rostro de firmeza y gran convicción hacia su propia vida y sus experiencias. Como aferrándose a sus recuerdos llenos de alegría y nostalgia a la vez. Pero al fin propios de una dama con júbilo llena de amor.

Irma Saldaña S.