Memoria

30 11 2009

Aún

Ojos Oscuros Observan

Olvidados Oprobios Obscenos

de aquellos

Ocultos Opresores sin Rostros

Rapaces Represores Rufianes,

que Ornamentados en Uniformes

con falsos Oropeles sin gloria

y Recios Revólveres en puño,

tal como Ratas nocturnas,

Raptaron el Ronroneo de tu Risa

que tanto siempre Recuerdo,

compañera de Utopías Revolucionarias.

Rabia

sin Odio a pesar del Rencor,

porque sé,

Ultimada desaparecida,

que como nuestro ejemplo a emular

Volviste y sos millones en otros bien paridos,

que como vos tienen manos Floridas y de Rocío

cayendo en forma de caricias lentas

lloviendo ideas para una humanidad justa y mejor.

Sin embargo

en mi Real pretensión de poesía

te Recuerdo Rabioso de furia

Revolviéndome en mis Ropas

que te han sobrevivido avergonzadas

de las tuyas que sirvieron de mortaja

Y entonces…

No sé por qué razón y por un breve lapso

Olvido lo Obvio que sucedió

Y te pienso de otra manera,

sin ningún otro coraje que el de verte,

en mi memoria, simplemente mujer,

extrañándote por ello.

La hilera de dientes blancos en la sonrisa franca.

Lo que tus ojos vieron junto a los míos.

Flotando Fláccidos y Flexibles al mirarnos

y al mirar lo que entre nosotros y el horizonte había.

Mi brazo serpenteando en tus hombros, los besos

y el entrechocar apasionado de nuestros cuerpos

más otras muchas cosas de militancia y ternura

que aquellos

Repugnantes Rapaces Represores Rufianes

interrumpieron

Y la Rabia vuelve a Fluir

pero ahora queriendo saber estúpidamente

cual fue el Último café que bebiste

la Última línea que leíste

el Último te quiero que dijiste a alguien

la Última carta que recibiste

el Último gato que viste rondando por terrazas

antes de apagar por Última vez la lámpara

de tu mesita de luz

Y de pronto…

Justo cuando quizá se iniciaba tu Último sueño

irrumpieron los Repugnantes Rufianes Opresores

que sólo saben de Revólveres y Obediencia debida

Y a los gritos de Rasposas voces Roncas

abrieron el abismo, conmigo en un margen

contigo en el otro

mirando azorados caer en espiral vacío,

como papelitos a merced de la tormenta,

las ilusiones esperanzadas de militantes

en causas asumidas de libertades e igualdades

Y por eso… estoy seguro

que aún en ausencia de materia

tu espíritu etéreo desprovisto de toda vanidad

que ahora es perfecto en generosidad

y hermoso como un pan en la mesa

no ha Olvidado

siempre y cuando algunos no lo Olviden

Y yo, compañera…

No lo Olvido.

 

 

 

 

García Adolfo Daniel

 

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: