Ojos de papel

30 11 2009

 

Cuántos momentos llegan

a mí, cuántas situaciones

que vivimos juntos.

 

El día que nos conocimos.

Decepcionante para vos,

casi intrascendente para mí.

 

Pocha y Daniel,

los dos que nos entregaron

a compartir esta vida.

 

Mi abandono, cuando te dejé

viajando en colectivo

en compañía de los entregadores.

 

Creí que te perdía para siempre.

El destino estaba sellado,

la vida volvió a juntarnos.

 

Empezamos a soñar juntos.

Vos sólida, estructurada,

yo puro sueño.

 

Inteligente, sencilla.

Cristalina, natural.

 

Dos polos opuestos

se habían unido.

 

Energía controlada.

Fuego descontrolado.

 

Supiste moderarme.

Controlar el fuego

del volcán que llevaba

dentro mío.

 

A través de tus ojos

me enseñaste

a ver y vivir la vida.

 

A través de tus ojos,

muchacha ojos de papel

todo fue, es y será posible.

 

 

JorgeCa45

20/10/09





Damián – Pablo

30 11 2009

 

 

Dos nombres.

Para muchos,

mucho más

que dos nombres.

 

Dos nombres.

Para muchos

dos santos.

Para mí, dos hijos.

 

Dos hijos,

con los que

aprendí a

ser padre.

 

Ser padre

de dos tipos

inteligentes,

dos talentos distintos.

 

Dos talentos,

con la mezcla perfecta:

la inteligencia materna,

el fuego paterno.

 

Damián,

fuego de león.

Pablo,

equilibrio libriano.

 

Pablo y Damián,

Damián y Pablo,

no importa el orden.

 

Uno mayor,

uno menor.

La misma pasión,

el mismo amor.

 

Damián y Pablo,

no importa el orden

Leri o Tori

los amo a los dos,

 

 

JorgeCa45

Devoto 16/11/09





Memoria

30 11 2009

Aún

Ojos Oscuros Observan

Olvidados Oprobios Obscenos

de aquellos

Ocultos Opresores sin Rostros

Rapaces Represores Rufianes,

que Ornamentados en Uniformes

con falsos Oropeles sin gloria

y Recios Revólveres en puño,

tal como Ratas nocturnas,

Raptaron el Ronroneo de tu Risa

que tanto siempre Recuerdo,

compañera de Utopías Revolucionarias.

Rabia

sin Odio a pesar del Rencor,

porque sé,

Ultimada desaparecida,

que como nuestro ejemplo a emular

Volviste y sos millones en otros bien paridos,

que como vos tienen manos Floridas y de Rocío

cayendo en forma de caricias lentas

lloviendo ideas para una humanidad justa y mejor.

Sin embargo

en mi Real pretensión de poesía

te Recuerdo Rabioso de furia

Revolviéndome en mis Ropas

que te han sobrevivido avergonzadas

de las tuyas que sirvieron de mortaja

Y entonces…

No sé por qué razón y por un breve lapso

Olvido lo Obvio que sucedió

Y te pienso de otra manera,

sin ningún otro coraje que el de verte,

en mi memoria, simplemente mujer,

extrañándote por ello.

La hilera de dientes blancos en la sonrisa franca.

Lo que tus ojos vieron junto a los míos.

Flotando Fláccidos y Flexibles al mirarnos

y al mirar lo que entre nosotros y el horizonte había.

Mi brazo serpenteando en tus hombros, los besos

y el entrechocar apasionado de nuestros cuerpos

más otras muchas cosas de militancia y ternura

que aquellos

Repugnantes Rapaces Represores Rufianes

interrumpieron

Y la Rabia vuelve a Fluir

pero ahora queriendo saber estúpidamente

cual fue el Último café que bebiste

la Última línea que leíste

el Último te quiero que dijiste a alguien

la Última carta que recibiste

el Último gato que viste rondando por terrazas

antes de apagar por Última vez la lámpara

de tu mesita de luz

Y de pronto…

Justo cuando quizá se iniciaba tu Último sueño

irrumpieron los Repugnantes Rufianes Opresores

que sólo saben de Revólveres y Obediencia debida

Y a los gritos de Rasposas voces Roncas

abrieron el abismo, conmigo en un margen

contigo en el otro

mirando azorados caer en espiral vacío,

como papelitos a merced de la tormenta,

las ilusiones esperanzadas de militantes

en causas asumidas de libertades e igualdades

Y por eso… estoy seguro

que aún en ausencia de materia

tu espíritu etéreo desprovisto de toda vanidad

que ahora es perfecto en generosidad

y hermoso como un pan en la mesa

no ha Olvidado

siempre y cuando algunos no lo Olviden

Y yo, compañera…

No lo Olvido.

 

 

 

 

García Adolfo Daniel

 





Loca manía

30 11 2009

Dejar la manía de girar el reloj hacia atrás nunca fue mi intención, pareciera que inconscientemente siempre para mí, que suceda era mi mejor solución; a lo largo de mi vida he llegado tarde a muchos sucesos de los cuales algunos tuvieron grandes consecuencias. Pero “reloj”, “tiempo”, dos palabras tan imprescindibles, insuprimibles, marcadoras, bello es el tiempo, tirano el reloj. El tiempo corre suave o corre volando, en cambio el reloj corre inalcanzable o corre insufrible. Para mí no hay reloj, sólo espacio, pero ¿qué hay del tiempo?, de eso no se habla quizá porque haya acumulados recuerdos o quizá por no alcanzar a imaginar lo que el tiempo traerá, pero en fin lo que marca no es el reloj, es el tiempo. Él deja huellas. Él es el único que transcurre y espera.

 

La Priti

San Cristóbal





Tres sensaciones que se desprenden de la música

29 11 2009

En este momento estoy en un concierto, deleitándome con esta orquesta sinfónica, bajo una gran iluminación llena de armonía que percibo desde lo alto de un balcón: rodeada de elegante gente distinguida. La cual siento que así como yo, disfruta de esta armonía instrumental. Lo que para mí es un arte. Me siento transportada en una persona fina y sofisticada, aún desconociendo lo que es una orquesta.

Visualizo a una chico de edad mediana con su guitarra al atardecer. Acompañando su melodía rodeado de un sin fin de árboles casi desiertos sin hojas. Es otoño, sentado meditando en su melodía cercado de copas de árboles. Invitando a cualquiera en ese momento a ver la vida sin fijarse en el tiempo ni en el momento. Simplemente cantándole a la vida pacíficamente con una sonrisa en los labios.

Veo una mujer elegante vestida de cola envuelta de seda de color negro, con una expresión en su rostro de firmeza y gran convicción hacia su propia vida y sus experiencias. Como aferrándose a sus recuerdos llenos de alegría y nostalgia a la vez. Pero al fin propios de una dama con júbilo llena de amor.

Irma Saldaña S.





Rostro ausente, alma presente

29 11 2009

Brígida tiene una expresión en el rostro de ausencia vespertina; porque ha tenido que renunciar pasajeramente a lo más bello que puede tener un rostro, “la sonrisa amigable” y compartida que la caracteriza siempre. Sus ojos aunque chiquitos se han tenido que apagar un poco; pues el brillo que ayer destellaba como dos luceros se ha ausentado también temporalmente. La luz tenue de su piel junto con su sonrisa ha dejado huella hiriente en su semblante. Los gestos armoniosos de sus cejas, sus ojos, su nariz y su boca se han ausentado al atardecer y se han perdido por ahí en el bosque para disfrutar, más allá del bullicio citadino, toda la esencia de la bella Naturaleza. Para así regresar nuevamente impregnada de su perfume y su esencia virtual y resplandeciente. Para que nunca más tenga que ausentarse esa expresión tan maravillosa como lo es la bella sonrisa que imparte y complementa la felicidad.

 

 

Irma Saldaña S.





Sueños

23 11 2009

Soñaba aún en el vientre de mi madre; soñaba que latía en su ser. Soñaba por primera vez la luz del mundo; Y una vez que desperté a la vida, supe que despertaba de un bello sueño maternal el cual me calentaba en su regazo. Y aún seguía soñando por lo que esperaba de la vida. Sin saber que la misma vida era eso, “Un sueño lleno de sorpresas”. Las cuales vamos descubriendo poco a poco con Sabiduría. Para entender ese sueño de vida que nos es brindado por una mano amiga y poderosa llamada Dios para disfrutarla; recorriendo así el velo misterioso de este sueño mágico de vida. Que cuando culmine y valoremos en todas sus manifestaciones este regalo maravilloso de amor lleno de sueños que nos ha tocado vivir en este tiempo por ser parte del mismo universo. No dejemos de soñar jamás.

Irma Saldaña S.